Cómo usar los silencios para conectar con ella.

Cómo usar los silencios para conectar con ella.

10 de septiembre de 2015


Entra un monologuista en el escenario…deja un gran silencio y generalmente el público se queda boquiabierto. Los silencios generan una gran expectación y alimentan nuestra curiosidad por saber lo que va a ocurrir a continuación.

Pero no todos estamos dotados de esa capacidad. En el polo contrario se encuentra aquella persona que no usa silencios en su charla por miedo a estar diciendo algo poco interesante. En ese caso experimenta la sensación de que le van a robar el turno de palabra y se precipitan, con su rápida verborrea, a rellenar excesivamente de texto restándole atractivo a él y a su contenido. Esto está muy relacionado con tener una autoestima pobre, con tener escasos intereses y un estilo de vida poco interesante. 

Al usar correctamente los silencios estás informando de que te encuentras cómodo con los silencios porque estás acostumbrado a que te escuchen y porque sabes que tú y tu comunicación sois atractivos. 

Los vacíos son espacios en blanco en la conversación necesarios para que se produzca cambios en el turno conversaccional. Estas pausas van a dar lugar a que ella participe de la conversación y se cree diálogo. Creamos vacío con los silencios que funcionan como agujeros negros; atrayendo lo que hay a su alrededor. Ella adoptará el peso de la conversación y así compartiréis la responsabilidad de lo que está ocurriendo en ese momento entre ella y tú.   

Con tu silencio estás pidiendo que el otro participe para construir un dialogo juntos. Como dijo alguien famoso: el silencio es el puente que permite conectar a dos personas.

Con lo de famoso me refería a mí claro.

Fijaos en el significado de la palabra “charla”: Una conversación es un dialogo entre dos o más personas que intervienen alternativamente expresando sus ideas o afectos sin seguir una planificación.

A diferencia del monologo, la conversación es una interacción por la que los interlocutores contribuyen a la construcción de un texto, donde el control de la construcción lo tiene sólo uno. No lo hacen al mismo tiempo, sino que cada cual tiene su turno conversacional.