Cómo mejorar tu seducción quitando las preguntas de tu conversación.

Cómo mejorar tu seducción quitando las preguntas de tu conversación.

16 de septiembre de 2015


Formular preguntas en tus conversaciones con chicas te tiñe con un halo de inseguridad y bajo atractivo. Utiliza la admiración y la frase afirmativa y sentirás como crece en ti una fresca sensación de fuerza y seguridad.

Convierte tus preguntas en afirmaciones. Subcomunicarás que eres una persona valiente que se expone a equivocase. Te obligará a hacer análisis y despiertará tu capacidad para observar detalles en los que basar tus lecturas. Veamos varios ejemplos: 

¿Como sería tu día perfecto?: Estoy tratando de imaginar como sería tu día perfecto. 

¿Que te parece si vamos a dar una vuelta por el parque?: Es un momento estupendo para pasear por el parque. 

¿Te gusta el rock?: Tiene que ser interesante escuchar tu opinión sobre el Rock. 

¿Que te llevarías a una isla desierta?: no puedo ni imaginar que te llevarías a una isla desierta. 

Recuerda utilizar un silencio después de tus afirmaciones para pasarle a ella el turno conversacional. 

Ahora prueba tú a transformar las siguientes preguntas en afirmaciones

¿En qué animal te transformarías? 

¿Si pudieras comprar una sola cosa que comprarías?

¿Qué tres cosas aprecias más de una persona?

¿Qué te gustaría aprender?

¿Si no fuera por dinero, que trabajo elegirías?

¿Si sólo pudieras comer una cosa, cuál sería?

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Seguro que puedes recordar cuando tenías 15 años. A tu padre preguntándote dónde has estado, si has estudiado o terminaste los deberes. Sí, interrogándote. Cierto, no parece muy atractivo. Es porque esas preguntas no representan un interés real por ti. Imagina a tu padre diciendo “seguro que has tenido una tarde interesante!”. Lo mas probable es que dicha afirmación hubiera sido el estímulo para una excelente conversación. Al contrario que con una pregunta, tú no se lo hubieras cerrado con monosílabos para terminar con ese interrogatorio. 

Arriésgate a adivinar el resultado. Afirmando que algo en ella es así. Estas afirmaciones son llamadas lecturas en frío por los tarotistas y adivinos. Y están basadas en truismos o frases que son verdad para un amplio porcentaje de personas como por ejemplo: “tienes que ser una persona que lo da todo cuando se enamora”. En cualquiera de los casos, si te equivocas siempre obtendrás correcciones que guiarán nuevos y divertidos temas de conversación.  

Nuestro próximo video trata de esta estimulante herramienta: la lectura en frío.